Las 29.903 letras del genoma del Covid-19

El cambio en la letra 23.403 del genoma modifica las instrucciones para fabricar la espícula, que ahora presenta un nuevo aminoácido, la glicina, en la posición 614 de esta proteína. Este matiz podría potenciar la infectividad del virus.

Un equipo liderado por la bióloga estadounidense Bette Korber ha observado que la nueva variante del coronavirus, denominada G614, se ha hecho dominante en la pandemia allá donde se mire. Incluso en las ciudades en las que la anterior cepa estaba ya asentada, cuando llegó la G614 acabó imponiéndose rápidamente. En el laboratorio, los virus sintéticos que imitan la nueva variante se replican mejor en los cultivos de células humanas. En los hospitales, los datos de un millar de pacientes sugieren que la G614 se multiplica más en la garganta que la anterior variante —denominada D614—, aunque la enfermedad no es más grave. Korber, del Laboratorio Nacional de Los Álamos (EE UU), cree que la nueva variante tiene “una ventaja adaptativa”. Si ya eran malas noticias envueltas en proteína, ahora podrían ser peores.

El cambio de letra se encuentra en la región del genoma que contiene las instrucciones para fabricar las proteínas de la espícula del coronavirus, las protuberancias que le dan su inconfundible forma de maza medieval y que además sirven de llave para entrar en las células humanas. Las alarmas han saltado porque muchas de las vacunas experimentales más avanzadas están diseñadas, precisamente, a partir de la espícula del virus detectado en Wuhan al comienzo de la pandemia. Si la proteína muta lo suficiente, las futuras vacunas podrían fallar.

https://elpais.com/ciencia/2020-07-07/la-enigmatica-mutacion-del-coronavirus-que-ahora-domina-el-planeta.html?rel=mas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *