Brote en El Aaiún: inmigrantes rescatados en Fuertenventura dieron positivo en las pruebas de coronavirus

Un brote de coronavirus entre los subsaharianos residentes en El
Aaiún, detectado entre los ocupantes de tres pateras y en una fábrica
de conserva de pescado, ha hecho elevar los casos de la Covid-19 en la capital del Sáhara Occidental.

Durante meses, El Aaiún y toda su región han estado libres de la covid-19, pero en la última semana no paran de acumularse los casos hasta sumar 157, de los cuales 94 han aparecido solo en la jornada del martes.

Según supo Efe de fuentes del servicio de acogida en Fuerteventura, todos los casos positivos declararon que trabajaban en un mercado local de El Aaiún, donde prestaban su servicio a cambio de comida fresca, principalmente pescado.

Precisamente en el mercado de pescado de la costa de El Aaiún, conocido popularmente como «Playa», trabajan numerosos subsaharianos, en condiciones deficientes de salubridad y donde no existe la menor distancia social.

Pero además, en la misma zona de «Playa» de El Aaiún ha surgido otro brote, en este caso en una conservera de pescado sita en la misma zona y que emplea tanto a población local como a inmigrantes subsaharianas, lo que puede explicar el rápido aumento de los casos en la ciudad.

En cualquier caso, la aparición de estos casos arroja interrogantes sobre las condiciones de vida de los subsaharianos en El Aaiún, y principalmente aquellos que permanecen detenidos en alguno de los centros de internamiento.

Las autoridades marroquíes detectaron este domingo 37 infectados con coronavirus en una patera con 50 emigrantes subsaharianos a bordo con destino a Canarias interceptada en una playa de la ciudad de Tarfaya, a 100 kilómetros al norte de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental.

Sin embargo, cuando Marruecos decidió que El Aaiún y toda su región pasaran a la «fase 1», sin confinamiento domiciliario, los inmigrantes siguen recluidos en los centros y no hay indicios de que vayan a ser puestos en libertad, lo que según él confirma que el internamiento no es por razones sanitarias, sino migratorias.

Uno de los ocupantes del centro de El Aaiún, identificado como Ouattara Isaac, de nacionalidad marfileña, aseguró a Efe que lleva detenido sin presentar cargo alguno más de tres meses pese a que él tenía «una casa y un oficio» cuando fue arrestado, y se quejó de las condiciones de vida en el centro donde hay ochenta internos.

La organización saharaui Equipe Media señaló que la cifra de personas que dieron positivo por el virus es provisional y que las autoridades sanitarias marroquíes están esperando los resultados de los test del resto de los ocupantes de la embarcación.

Estos casos se suman a los aparecidos en Fuerteventura.
Según supo Efe de fuentes del servicio de acogida en Fuerteventura,
todos los casos positivos declararon que trabajaban en un mercado
local de El Aaiún, donde prestaban su servicio a cambio de comida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *